Little Keep on the Borderlands, o cómo hacer un modulo de "dungeon" como diox manda

Después del rápido comentario de la vacua «Hijos de Gruumsh», es inevitable su comparación con una de mis actuales lecturas: «B2 – Little Keep on the Borderlands» («Pequeña Fortaleza en la Frontera»), un módulo para Hackmaster de 144 páginas.
Esta aventura está basada en una aventura clásica de D&D: B2 – The Keep on the Borderlands. Dicho módulo se centraba en un pequeño fuerte en un área salvaje fronteriza, y en la exploración del terreno circundante, principalmente las Cuevas del Caos. El módulo de Hackmaster parte de la misma base y rehusa gran parte del módulo clásico. Sin embargo, la expande de forma tremenda, detallando cerca de 50 PNJs habitantes del fuerte, cada uno con personalidad e historia (y cada historia una trama potencial para los PJs). Y no sólo eso: además detalla los habitantes de los dungeons cercanos, haciendo que las Minas del Caos no sean simplemente una acumulación de orcos, goblins y otros seres: se convierten en el hogar de esas criaturas, que tienen sus razones para estar donde están, y que realmente parecen vivir allí.
Este módulo da juego para meses de partida, llenos de PNJs interesantes y monstruos también interesantes.
Little Keep es todo lo que una aventura centrada en dungeons debería ser: mucho más que un dungeon.