Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots

Hace poco terminé de jugar a MGS4. Que gran juego. Vale, unas escenas de vídeo quizás demasiado extendidas (aproximadamente la mitad del tiempo estás viendo en vez de jugando), pero las partes de juego son simplemente magistrales.
La primera misión, en Oriente Medio, es un poco decepcionante, pero bueno, hay que aprender el funcionamiento básico. La segunda, en Sudamérica, presenta una parte de rastreo de huellas muy divertida, y el enfrentamiento con Laughing Octopus, un juego del escondite muy entretenido.
Pero es a partir de la cuarta cuando mejora de verdad. Seguir a un miembro de la resistencia en un puro estilo de cine negro. Huida en moto a toda velocidad. ¡El regreso a Shadow Moses, lleno de referencias nostálgicas a MGS1! ¡¡La pelea entre Metal Gears!! ¡¡¡El pasillo de microondas, con el sufrimiento del viejo Snake compartido por el jugador!!! ¡¡¡¡La pelea final con Liquid Ocelot, con cambios en el estilo y nombres para referenciar cada juego anterior!!!! ¡¡¡¡¡La sorpresa que te dan los propios títulos de crédito al mostrarte a los actores de voz y ver que hay un personaje que aún no ha hablado!!!!!
Aún no he podido jugar a MGS3, pero incluso sin conocer más que la trama general de dicho juego, MGS4 ha sido una experiencia estupenda.
“You are pretty good!” (Revolver Ocelot)