Death Rattle, Panegyric and Epitaph: Design Diary – Special Powers

I’ll start with the obvious. Why does this game need powers? Usually, people do not obtain special abilities when dealing with grief. That is true, but it is also true that this is still a game with a ghost, and I like the characters having special powers.

The real question is how to define those powers in such a way that they help to reinforce the themes of the game while still being fun to use. Why should they be fun to use? Again, because this is a game, and “having fun” is an implicit (well, explicit now) design objective.

First, I set two classes of powers. The first class exist and work only inside the game world, and are called Phantasmagorias. They are more or less “classical” RPG powers, obtained by the PCs and used by them when they want. The second class exist in the game world, but work from the real world, and upon the real world description of the game world, and they are called Death Defiances. They are narrative control capabilities in hands of the players (not the PCs), justified in-game as the ability of the player ghost to defy death and reality.

Phantasmagorias

In Spanish, a ghost is called “fantasma”, and phantasmagoria is “fantasmagoría”. Yes, a phantasmagoria has nothing to do with ghosts, but I liked the word. Of course, having set on the name, I had to justify it: these ghostly powers bestowed upon the PCs work changing reality in a subtle way. Those who see them in use are not sure of what they are seeing, and tend to later think it was just a daydream or a hallucination. And that is the name justified.

Now, I had to decide about the powers themselves. I had the general organisation of the game in the five stages, so I chose to have the powers change based on the current stage of the PC. In each stage, the PC can manifest the nature of the stage of grief spending attribute points.

Death Defiances

I also wanted narrative control capabilities, but not unlimited ones, for the players. Following the same basic scheme, depending on the stage of grief of the player ghost, the players can change the narration of the DM (Death Master) spending attribute points of the player ghost. This way, in the Denial phase they can just say “no” to a DM sentence, while in the bargaining phase they have to cut a deal for every change they want to introduce.

El mundo de Arche – Lugares de Noah: Millia

Hace mucho tiempo, antes incluso de la llegada de los Trelos, los estados actuales de Millia y Gadalia formaban un único territorio, Bendjam. Fundado tras una larga y dura campaña de rebeldía, Bendjam fue unido siempre a la vida y personalidad de su fundador, Bendjam Yer-Imi. Aunque Bendjam no fue la única cabeza de la revolución, hacia el final se había convertido en el líder fundamental. Pese a que no lo deseaba, se nombró al país del nuevo orden en su honor Bendjam, y se colocó a Yer-Imi de Máximo Guía.

Bendjam creó un código ético y legal sencillo, pero de basto alcance, al que llamó “Principios de la Moral y la Legislación”. El objetivo del estado, y de cada habitante del mismo, debía de ser alcanzar la mayor felicidad para el mayor número de personas.

Tras la muerte de Bendjam, el estado no tardó en sufrir tensiones y divisiones internas. Finalmente se formó un nuevo código, “Nuevos Principios de la Moral y la Legislación”. Poco después llegaron los Trelos.

Desde su toma de poder, el Duque de Noanorenor se mostró abiertamente opuesto a los Nuevos Principios de Bendjam. Prohibió su difusión, castigó a sus defensores, e intentó con especial saña acabar con las ideas más opuestas a los conceptos casi religiosos que tanto gustaban al Duque.

Tras la desaparición de los Trelos, Stjuuet Yon-Mil reconstruyó los Nuevos Principios. Sin embargo, la mayoría de ellos se habían perdido, y Yon-Mil los completó según sus propias ideas, mejorándolos en su opinión en los puntos que claramente habían quedado anticuados. Así dio a conocer su obra, “La Moral de la Utilidad”.

Semejantes a los Principios de Bendjam, las guías que presenta la Moral de la Utilidad se diferencian en algunos aspectos. Sigue siendo el objetivo de todos buscar la mayor felicidad de la mayoría, pero no toda felicidad se considera igual. Los placeres intelectuales son declarados totalmente superiores a los físicos. Según Yon-Mil, los gobernantes deben dar total libertad a los habitantes de su país, poniendo el límite en que no se permita causar daño a otros, incluido eso sí el daño por omisión. Esta libertad, sin embargo, no es extensible a toda persona: quienes no puedan gobernarse bien personalmente (según Yon-Mil, seguramente debido a un inadecuado desarrollo intelectual), deben ser llevados con estricta mano dura hasta que aprendan. Sólo así conseguirán una posibilidad real de alcanzar la felicidad.

Aunque no fue inmediato, el antiguo territorio de Bendjam aceptó de corazón La Moral de la Utilidad como modo de reclamar la identidad que el dominio Trelo le había robado. Se declararon independientes del Imperio y se fundaron en Millia, en honor de su ideólogo Yon-Mil. No mucho después tuvieron que lidiar con la independencia de Gadalia, que simplemente dejó de aceptar sus normas considerando que se habían alejado de las metas de Bendjam Yer-Imi.